EPIPHANIA

Epiphania
instructionis
Île de la Gonâve

a mi mamá
hijas
esposa
hermanas
sobrinas
primas
tías
amigas
suegra 

oraxio 2013
oraxio.wordpress.com

Prefacio

Todo pasa y todo llega, sólo hay que esperar.

Máxima irreverente si las hay, que intenta emular o adivinar a Dios.

Quizás esto no debería ser contado.

Quizás no es inspiración de Dios.

Quizás sólo es pura imaginación, simple y delirante, de una pequeña mente ociosa y preocupada en demasía.

Por eso es mejor contarla así, como si fuese un cuento, pura ficción, y  evitamos tener que explicar detalles.

Detalles que no nos han sido revelados, que quizás no existen, y que sólo deducimos, en un vano intento adivinatorio.

Además, quien creería que algo tan importante le fuese revelado a alguien como el narrador, procrastinador crónico, ocioso de oficio, especialista en nada, sabedor de todo un poco, pero muy poco de ese poco, especulador errático de acertijos.

¿Cuento o realidad?

¿Realidad o cuento?

Te lo cuento, cortito.

Cortito y al pie, como el gran 10.

Todos sabemos que Don Quijote es ficticio, pero su impronta atravesó siglos, marcando, indicando, sellando.

A todos nos encanta, pero que el Quijote sea otro.

Siempre nos identifica o admiramos algo, o a alguien.

Pero no necesariamente luchamos por ser como ese algo, o ese alguien.

Por eso las cosas discurren al revés, el mundo gira hacia un lado, y nosotros nos empecinamos en girar para el otro.

Zapatero a tus zapatos, narrador a tu relato.

Un pequeño hombre gris recibe un mensaje.

Su imaginación vuela.

El mensaje es simple, nítido, contundente.

El ser humano ha quedado sin futuro, él mismo ha exterminado su futuro.

El pequeño hombre gris decide comunicar el mensaje en forma velada, como en el Don Quijote, como un cuento…

horacio

Epiphania  –  instructionis  –  Île de la Gonâve

    – Mami, mami, mami – corría la niñita, gritando muy suave, más sorprendida que asustada.

La madre no hizo mucho caso, preocupada por terminar sus tareas domésticas para luego ir a buscar a sus otros hijos a la escuela.

Entró la niñita a su casa, con sus ojos más grandes que nunca, excitada por la emoción, respirando rápido.

   – Mami, mami, ven a ver, ven a ver – le urgió, tomándola de su vestido con sus pequeñas manos.

   – ¿Qué ocurre, mi hijita, qué has visto?, por Dios del cielo, me asustas – le miró la madre con ternura sospechando alguna travesura infantil.

   – Ven, mami, ven a ver, hay algo muy grande que bajó del cielo – y estirando de su vestido le arrastraba hacia afuera.

Al salir al patio la madre quedó boquiabierta, sorprendida al principio, y muy asustada después.

No muy lejos, apenas a unas seis, siete o quizás ocho cuadras de distancia, observó una gigantesca nave.

La luz del sol se reflejaba en su acerada cubierta.

Ella nunca había estado cerca de un avión, pero los veía habitualmente cuando llegaban o salían del aeropuerto de Pòtoprens.

Y esto no era un avión, la nave era inmensa, aún más grande que un dirigible, aunque ella no sabría la diferencia, pues nunca había visto uno.

Mientras observaba la nave con asombro, abrazando a su hijita, en un afán de protegerla aún sin saber de qué, otras personas comenzaron a percatarse de lo que estaba sucediendo.

En minutos la situación se desbordó.

Algunos solo observaban, con miedo, asombrados, perplejos.

Otros corrían sin saber por qué, ni para qué, ni para dónde.

La sorpresa inicial dio paso a una angustia curiosa, y temerosa, ante lo desconocido.

Esta gente, que ya en su vida venían pasando por situaciones terribles, de marginalidad extrema, de necesidades imposibles, coronadas con un terremoto que los sumió en la más profunda de las desesperanzas, miraba la nave preguntándose:

( – ¿Y ahora qué, Dios mío, qué más? )

No imaginaban que la presencia de la nave en su cercanía los haría, otra vez, centro de la curiosidad mundial.

Ni imaginaban que la nave venía a igualar a todos, en todo el mundo; que todos los seres humanos ya habían sido medidos, pesados y examinados con la misma vara, y que el resultado de ésa medida global era el más que muy próximo fin de la raza humana en la Tierra.

Viendo que la gente, en su mayoría, venciendo sus temores, comenzaban a aproximarse, lentamente, hacia el lugar donde se divisaba la nave, la madre tomó a su hijita en sus brazos, y fue con ella en esa dirección.

Era como si todos quisieran saber pronto qué sucedía, para pasar el posible mal rato de una sola vez, y evitar la angustia de la espera.

En ese trance la madre recordó a sus otros hijos, y cambió de rumbo apresurando sus pasos en dirección a la escuela.

Al llegar encontró que todos los niños, y las maestras, estaban también observando el fenómeno, y muchos padres llegaban presurosos a retirar a sus hijos, para luego dirigirse a tratar de saber qué estaba sucediendo.

Lo mismo hizo ella, tomó a sus hijos y se fueron acercando con mucho recelo hacia el lugar donde estaba la nave, sobre la Baie de Pòtoprens.

Allí encontraron que la presencia de la gente era multitudinaria, en silencio, sólo unos pocos hablaban en voz muy baja.

Abrazados la madre con sus hijos observaron la nave, que flotaba rozando el agua, muy cerca de la orilla, donde ya habían llegado algunos militares.

En una segunda línea se destacaba la presencia de fotógrafos, camarógrafos y periodistas, registrando y transmitiendo el inusual suceso.

En ése lapso de tiempo escaso, desde que la niñita había corrido hacia su madre para avisarle sobre la presencia de la nave, hasta ese preciso momento, donde estaban ante la nave misma, ya en todo el mundo las imágenes de lo que estaba ocurriendo aparecían en las pantallas de los televisores.

Parecía como que el tiempo se hubiera detenido, pero que a su vez todo pasara con una velocidad infinita.

Nunca se sabría quien la había visto primero, pero en menos de una hora ya en todo el mundo la estaban viendo.

   – Mami, ¿qué va a pasar? – preguntó la niñita, y ella y sus hermanitos miraron a la madre suplicando una respuesta.

   – No lo sé, bebé, no lo sé – se angustió la madre.

Mientras la misma pregunta se replicaba en la mente de todos quienes observaban la nave, en ésta comenzó a deslizarse suavemente una plataforma hacia el exterior, conformando una suerte de escenario.

La nave, inmensa, fantástica, era redonda, aplanada, con un tamaño mayor a los cien metros de diámetro, y una altura de casi cincuenta metros.

En pocos segundos la plataforma terminó de deslizarse afuera de la nave, quedando a una altura de unos siete metros sobre el agua.

Los camarógrafos enfocaron rápidamente sus objetivos en ésa dirección, y los militares apuntaban con sus armas sin saber aún qué debían hacer.

Las imágenes ya recorrían el mundo, pero la reacción militar era contradictoria, no se recibían órdenes precisas, y entre los que estaban allí no se ponían de acuerdo.

No se podía contener a la gente, y menos aún a los periodistas.

Pasó todo en tan poco tiempo que antes que se vislumbrara reacción alguna de parte de la cúpula militar, o de los líderes políticos y eclesiásticos del mundo, se comenzaron a notar movimientos sobre la plataforma.

Más que movimientos eran luces, y de ésas luces surgieron imágenes; tres imágenes para ser precisos, de entre tres y cuatro metros de alto.

La niñita, sus hermanos, su madre, todos, en todo el mundo, observaron absolutamente sorprendidos lo que nadie en la Tierra habría visto nunca.

Tres Seres, una trinidad, ¿tres magos?

Tres imágenes holográficas de una definición perfecta, impecable, de unos Seres radiantes de Luz, surgieron suavemente a la vista de todos.

La impresión de amor, paz y felicidad que transmitían era de tal magnitud que la mayoría de los presentes, entre ellos la madre y sus hijos, se arrodillaron sin percatarse de ello, y comenzaron a derramar lágrimas de amor y felicidad.

Pero el mensaje fue duro, durísimo.

Los tres Seres se fueron turnando en transmitirlo, sin pausas, sin prisas, sin concesiones, con amor absoluto; un mensaje de paz, de felicidad, de amor.

Pero que a los seres humanos los hizo situar, de forma brutal, en el contexto que ellos mismos habían recreado.

En la globalidad de la situación, ésa madre y sus hijos, y la inmensa mayoría de la gente que estaba allí, ante la nave, eran parte de los que menos habían generado el desastre que los Seres de Luz expusieron, y eran parte de los que más habían padecido ése desastre.

Los Seres de Luz fueron directos, y muy claros.

Comenzaron presentándose, y luego desarrollaron su Mensaje.

Esto expresaron los tres Seres de Luz; en un francés sencillo, básico, que los locutores de radios y televisoras traducían instantáneamente; intercalándose en la exposición:

   – Saludamos con Amor y Paz a los seres humanos, y a los demás seres de la Tierra.

   – Tierra no es el nombre con el cual este planeta es conocido en el Universo, pero lo llamaremos así para evitar que se intente crear alguna religión o algún movimiento nuevo con su nombre.

   – Para evitar esas creaciones humanas tampoco les diremos el nombre real del Universo, ni los nombres con los cuales somos conocidos.

   – El Universo ha decidido comunicarles, en forma directa, algo que ustedes ya saben, aunque insistan en ignorarlo, porque está en riesgo la Tierra.

   – Su permanencia en la Tierra en las condiciones actuales ya no es viable, y este ciclo de vida humana puede llegar a su fin.

   – La Tierra no soportará por mucho tiempo más los desastres ecológicos que le ocasionan, y sus excesos depredadores.

   – Los seres humanos se han enfrentado siempre, se han esclavizado unos a otros, se han asesinado; pero eso es entre ustedes, es su libre albedrío, karma, o como se quieran justificar.

   – El Universo no interviene para modificar lo que los seres humanos deciden desde su libre albedrío.

   – Todo lo que hace posible que se desarrolle normalmente la vida en la Tierra está en crisis, la composición del aire y del agua está cambiando, y el clima ha comenzado a tener cambios bruscos.

   – Si persisten en agredir a la Tierra, en agredirse a si mismos, y a los demás, las condiciones de vida cambiarán drásticamente, y la habitabilidad para los seres humanos, animales y plantas se hará inviable.

   – Los seres humanos deben decidir; si cambian continuará su vida en la Tierra con Armonía y Felicidad; si no cambian se aniquilarán.

   – El Amor, amados, es el camino, si sentís amor verdadero por todo, por todo, podrán cambiar sin demasiado esfuerzo.

   – El Amor es lo correcto, el odio y el egoísmo es lo incorrecto.

   – Algunos de ustedes han venido para ser artistas, otros para proveer alimentos y vestimenta, otros para educar, otros para cuidar de la salud, pero todos tienen que tratar de dar más de los que reciben.

   – Nadie debe utilizar la cualidad que se le ha permitido desarrollar en esta vida en la Tierra para su beneficio personal; el que lo hace incurre en una falta gravísima en perjuicio de su alma.

   – Han recreando las condiciones para el exterminio de su raza, animales, plantas, y con toda forma de vida en la Tierra.

   – Se exterminarán ustedes mismos, con sus guerras, la contaminación ambiental, el recalentamiento del planeta, la destrucción de la capa de ozono, y con el frío glaciar que la Tierra producirá para defenderse.

   – Han abusado del conocimiento adquirido; la energía atómica, la clonación, los alimentos transgénicos, son muy peligrosos, y no se deben utilizar sin un conocimiento exacto. Deben razonar; traten de razonar.

  – Para el Universo el planeta es importante; la Tierra puede vivir sin seres humanos, los seres humanos no pueden vivir sin la Tierra.

La pequeña niña, muy angustiada, se desprendió de las manos de su madre, y se acercó lo más que pudo a la enorme nave.

En primera fila, entre reporteros y soldados, su vocecita pareció un  trueno, ante el silencio desesperanzado de la multitud:

   – Hola, señores, mi mami siempre me dice que debo decir la verdad, que diga lo que pienso; y pienso que yo no tengo la culpa de todo lo que ustedes dicen, y mis hermanitos y mi mami tampoco;

¿Por qué nosotros tenemos que pagar por otros?

Vivimos casi sin nada, señores, y no es justo.

Díganle eso al Universo.

Al escuchar a la pequeña todos los presentes miraron ávidamente a los tres Seres de Luz, esperando, casi exigiendo, una respuesta.

Tras la breve pausa impuesta por el angustioso reclamo de la niña, los Seres de Luz continuaron con su Mensaje:

   – No respondemos preguntas porque no traemos respuestas; ustedes ya conocen las respuestas.

   – Sí traemos instrucciones de cómo deben proceder para encauzar su modo de vida para hacerla viable para el planeta Tierra.

   – Ustedes deben decidir, en conjunto, sobre la permanencia de la raza humana en la Tierra; ésa es una decisión global, no es individual, porque afecta a todos los seres humanos.

   – La decisión individual de cada ser humano afecta únicamente a su alma.

   – El alma del ser humano que desarrolle su vida sin agredir al planeta, sin agredir a otros seres humanos, y sin agredir animales y plantas, progresará, tendrá un ascenso evolutivo.

   – El alma del ser humano que agreda al planeta, a otros seres humanos, a animales y plantas, retrocederá, tendrá un descenso evolutivo.

   – Todos los seres humanos conocerán este mensaje del Universo; y deberán elegir, utilizando su libre albedrío.

   – Nuestra misión es avisar, y permanecer vigilantes sobre lo que suceda en la Tierra.

   – La nave, y estas imágenes que ustedes ven, están sólo para apoyar el Mensaje, para dar una imagen contundente; no tienen otra finalidad.

   – No se trasladará a ningún ser humano que quiera vivir de una manera más sana a otro lugar, a otro planeta.

   – Eso no es posible, ni necesario, porque lo único que interesa es el alma, el cuerpo es temporal. Para el Universo lo importante es el alma.

   – El Universo ha elegido Haití para comunicar este mensaje por razones estratégicas; es pequeño, con población implantada, traída como esclava, liberta por decisión propia, y muy castigados, explotados y sojuzgados por otros seres humanos que se creen superiores.

   – Un país y unos seres humanos que hoy son ayudados a soportar sus penurias por culpa y no por amor; y donde convergen voluntarios, misiones militares, y periodistas de todo el planeta.

   – El Universo sabe que la Organización de las Naciones Unidas de la Tierra está manipulada por unos pocos países para su beneficio.

   – Sus líderes trabajan para beneficio de los sectores que representan, y no para beneficio de todos los seres humanos.

   – Para cambiar el actual orden el Universo sugiere a los seres humanos que establezcan la Sede Mundial de sus Representantes aquí, en Haití, en la Île de la Gonâve.

   – La Île de la Gonâve es un lugar ideal, pequeño, aislado, y es parte de este Haití arrasado por la Naturaleza y por los seres humanos.

   – Y está muy cerca de Cuba; donde un proyecto de igualdad material, aunque negador del alma, ha sido destruido por el egoísmo y la ambición desde adentro y desde afuera.

   – Y está cerca de New York, que debió ser faro espiritual del mundo, y es la cuna de la ambición, sede de decisiones sojuzgadoras en aras de un materialismo egoísta que ha llevado a la Tierra a su casi exterminio.

   – El Universo conoce sus dificultades para vivir en armonía, ya que tienen un concepto equivocado de la espiritualidad, de la felicidad, y del amor,

   – Es erróneo creer que la felicidad consiste en poseer cosas materiales; deben comprender que para vivir naturalmente, y lograr su progreso espiritual, no es necesario apegarse a nada material.

   – Deben respetar los Derechos Naturales, que son sencillas reglas morales basadas en el buen sentido y la equidad.

   – Hay que dejar de competir, y compartir.

   – Y no es lo mismo dar que compartir.

   – Es el momento de compartir, de participar, de defender la vida.

   – Hay que predicar, con el ejemplo, la defensa del medio ambiente, de la ecología, de la naturaleza.

   – La extracción indiscriminada de minerales y de petróleo debe cesar; su uso debe ser muy cuidadoso, y sólo en casos de extrema necesidad.

   – Ustedes utilizan una cantidad exagerada de energía para producir cosas materiales, innecesarias, para llenar su vacío espiritual.

   – Hay que vivir en contacto con la luz del Sol; y descansar durante la noche.

   – Para evolucionar espiritualmente tienen que tratar de consumir alimentos que no impliquen la muerte de ningún animal.

   – Para alimentarse pueden consumir vegetales y lácteos, tratando con respeto plantas y animales.

   – Deben respetar, proteger y cuidar muy especialmente a los árboles.

   – La Tierra produce oxígeno, fundamental para la vida, a través de árboles y plantas, conectadas íntimamente con la Tierra a través de sus raíces.

   – Ahora la Tierra produce menos oxígeno porque los seres humanos insisten en cambiar el ecosistema, y talan los árboles, y deforestan, para criar animales artificialmente para consumo alimentario.

   – Persiguen y cazan a los animales salvajes, quienes contribuyen al equilibrio ecológico, sin compasión, hasta su extinción.

   – Es razonable el consumo de pequeñas cantidades de carne necesarias, en algunos casos especiales de algunos lugares específicos, para alimentarse.

   – No es aceptable la crianza artificial y excesiva de animales para alimento, por su crueldad, y porque esos animales consumen lo que debería utilizarse para alimentar a seres humanos que padecen hambre.

   – Esos animales producen metano, que destruye el ozono, y sus desechos filtran hasta las napas de agua, destruyéndolas.

   – El cambio debe ser completo, y su inicio debe ser inmediato.

   – El Universo, con Infinito Amor, ha esperado cientos de años a que los seres humanos desarrollen el Amor Pleno. Eso aún no ha sucedido.

   – Deben amar a todo y a todos; deben respetar, cuidar y proteger a todos, aún a quienes decidan no cambiar.

   – El Universo sabe del gran amor que los seres humanos profesan por su descendencia; la importancia que le dan a que la raza humana continúe; y les otorga la oportunidad de cambiar, como un beneficio final, por ése amor, y por el amor de la Madre, que es la Tierra.

   – Ése amor por su descendencia se contrapone con su desamor por la Madre, quien debe ser el centro primordial de su amor, ya que les da la vida, les da su sustento, y al destruirla aniquilan su futuro.

   – Desprecian a la Madre, y menosprecian al Padre, que es el Sol.

   – Deben agradecer a cada instante, permanentemente, a la Tierra y al Sol, quienes les proveen alimento, vestimenta, luz y calor.

   – Los seres humanos luchan para acaparar para si mismos los bienes que la Madre y el Padre proveen para todos, y esa lucha ha diezmado a la Tierra.

   – Existen en la Tierra muchas religiones, maestros, mensajes, pero para conocer la Verdad, saber qué hacer, sólo deben razonar con lógica.

   – La lógica indica que la vida en la Tierra es finita, que acaparar no sirve, que ser ambicioso y egoísta es inútil, que en algún momento deben partir sin llevarse nada material.

   – La lógica indica que si algo se pueden llevar de la vida en la Tierra es inmaterial, es espiritual.

   – La lógica indica que no es posible gastar más de lo que se tiene, y que no es aconsejable comer más de lo que el cuerpo necesita.

   – Esta lógica, llevada a escala planetaria, indica que su consumo innecesario y exagerado condena a vuestra descendencia.

   – Deben cambiar de paradigmas; hasta ahora se ha predicado y divulgado la Palabra de Dios desde distintas Enseñanzas Espirituales, religiosas, de una manera ortodoxa, fija, dogmática, tergiversando en ocasiones lo que dicen los Libros, al ser mal interpretados.

   – Ahora es el momento de ser flexibles, pragmáticos, y comenzar a tomar como paradigmas, dogmas, lo que ya se sabe, lo que el mundo reconoce, lo que el planeta necesita: Paz, Armonía, Amor y Compasión.

   – Las Religiones deben predicar, todas juntas, que hay que compartir, vivir en paz, de manera sencilla, natural, espiritual, con amor, para salvar a la Tierra, y a las almas de los seres humanos, Creación preciada de Dios.

   – Les saludamos con Amor y Paz.

   – El Universo los ama.

   – Adiós. Adiós. Adiós.

Así terminó el Mensaje transmitido por los tres Seres de Luz.

Sus imágenes se esfumaron suavemente.

La plataforma se retiró.

La nave se deslizó lentamente hacia el horizonte elevándose apenas, luego fue tomando velocidad, hasta que, repentinamente, desapareció.

Todos se fueron retirando, despacio, pensativos, en silencio.

La madre y sus pequeños regresaron caminando, abrazados, lentamente, a su humilde vivienda.

Ya en su casita, se dedicaron a sus actividades habituales de cada día, como si nada.

La madre cocinó, los niños jugaban.

De pronto, la más pequeña preguntó:

   – Mami, nosotros sí vamos a cumplir lo que pidieron, verdad?

   – Claro, mi amor, para nosotros será sencillo, no nos costará mucho cumplir con sus instrucciones.

   – Si mami, te prometo que yo me esforzaré mucho.

¿Pero tú crees que todos lo harán?

¿En todo el mundo?

   – Mi amor, eso será muy difícil.

Mañana todos tratarán de cumplir con las instrucciones, harán las cosas bien.

Pero Ellos ya se fueron.

En unos pocos días cada uno irá volviendo a ser como era.

Y lo más triste, amor, es que negarán que esto, que todos vimos y oímos, realmente sucedió.

Dirán que fue una fantasía, una película, una ilusión, una mentira.

O dirán que fue solo un mal cuento.

FIN

 

El final.

Siempre existe un final.

Distintos, diversos, fantásticos, increíbles, alegres, tristes…

Este final ya es conocido, anunciado.

Distinto para cada ser en particular, pero igual en su concepción, en su causa, en su consecuencia, para una inmensa mayoría de los seres humanos, por su actitud depredadora, ambiciosa y egoísta.

horacio

oraxio 2013
oraxio.wordpress.com

horacio raúl nieves   –   posadas   –   misiones   –   argentina
Claro:  0376 – 4202160      –      Fijo:  0376 – 4453671
horacionieves@yahoo.com.ar
https://oraxio.wordpress.com

Anuncios

Acerca de oraxio

Nací en Piedra Buena - Santa Cruz - Argentina. Resido en Posadas - Misiones - Argentina. + de 50.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s